ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

viernes, 8 de marzo de 2013

“Me reventaron a trompadas y a patadas mientras revolvían todo” Cuatro ladrones se metieron en su casa de Hurlingham, le pegaron con dureza, lo amenazaron y lo desvalijaron.


Era el mediodía y el cantante José Angel Trelles estaba en su casa de Villa Tesei cuando escuchó que alguien golpeaba las manos desde la calle. Entonces fue a atender. Desde la puerta vio a dos supuestos jardineros que se ofrecían a cortarle el pasto: uno tenía una cortadora de césped y el otro, una bicicleta. En el momento en que la víctima se les acercó, junto a otros dos se le abalanzaron y se metieron en su propiedad. Lo que siguió fue una pesadilla, en la que los ladrones golpearon con dureza al artista y amenazaron con cortarle los dedos y matar a su mujer y a su hijo.
El violento robo duró media hora. Los ladrones eran cuatro en total, actuaron a cara descubierta y escaparon con dinero en efectivo, electrodomésticos, artículos de electrónica y ropa.
El episodio ocurrió ayer en la casa que el cantante tiene en José Andonaegui al 2500, en el partido de Hurlingham. El artista vive allí hace 27 años y, según cuenta, ya le robaron 28 veces.
“Lo pasé muy mal, hermano. Entre dos, me reventaron a trompadas y a patadas mientras los otros revolvían todo. Sabían mucho de mí y de mi familia: que tenemos una agencia de lotería en Hurlingham, que mi mujer estaba atendiendo allí y que mi hijo llegaba a la noche. Me ataron de pies y manos con precintos y me pegaban sin parar, acostado boca abajo en el piso”, explicó Trelles a Clarín, todavía angustiado.
El cantante contó que los ladrones dieron vuelta toda la casa buscando el dinero de la recaudación de la agencia. “Les dije que nunca guardamos plata en casa y me pegaban cada vez más. Uno me dijo que María, mi mujer –la llamó por su nombre–, estaba con un revólver apuntándole y que la matarían si yo no les decía dónde estaba la plata. Me dijeron que iban a esperar a que llegara mi hijo a la noche y que lo matarían adelante mío”, recordó.
Los asaltantes, que también le dijeron a la víctima que eran policías retirados y que tenían una banda que se dedicaba a los robos a casas,amenazaban con cortarle los dedos al cantante “uno por uno”hasta que encontraran la plata.
“Fue un infierno. No se puede vivir más así.
Si yo escucho que alguien habla de sensación de inseguridad, lo baño a puteadas de arriba a abajo. De las 28 veces que me robaron, en 10 hubo ladrones armados, aunque nunca se habían metido en mi casa con la violencia con la que lo hicieron ahora estos tipos”, señaló Trelles, que sufre de hipertensión.
Buscando el dinero, los ladrones rompieron todo lo que se les cruzaba. “No sabés cómo quedó mi casa. Me dieron vuelta todo y me destruyeron todo.
Se llevaron electrodomésticos de todo tipo, cámaras de fotos, me robaron seis trajes, camperas..
. Destrozaron todo. Me rompieron los cuadros que tenía con Piazzola, y un montón de cosas más. Ponían todo en bolsas de consorcio y en mochilas y bolsos que encontraron”, resaltó con mucha tristeza y bronca el artista.
“Es increíble que pasen estas cosas con esta naturalidad. No podemos quedarnos más callados a ver cómo nos hablan de sensación de inseguridad esos tipos que andan en autos blindados y con custodia todo el día. Es una vergüenza para la gente, para todos los ciudadanos de a pie, que tengamos que pensar a ver cuándo van a matarnos. Eso me dijeron cuando se fueron: que volverían a matarme a mí, a mi mujer y a mi hijo”.
Trelles explicó que, además de todos los objetos de valor que hallaron, los ladrones se llevaron unos 500 pesos en efectivo y se fueron caminando con mucha tranquilidad. “Yo quedé atado, hasta que pude moverme y rompí el precinto de las manos frotando las muñecas contra una piedra. Ahí me liberé y le pedí ayuda a un vecino”, concluyó el músico.
fuente:clarin.com