ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

miércoles, 24 de mayo de 2017

TANGO El bandoneón de Osvaldo Piro, heredero de Troilo, celebra sus 80 años Será un concierto con un amplio repertorio y un lugar de centralidad para la figura de Aníbal Troilo, que se celebrará el sábado en el CCK. "Somos una herencia del influjo troileano y eso vale especialmente para Julián Plaza, Raúl Garello y para mí", señaló el músico.

Bandoneonista, director y compositor, Osvaldo Piro celebrará el sábado 27 a las 20 en la Sala Sinfónica Centro Cultural Kirchner sus 80 años en un concierto -al frente de su orquesta- que tendrá un amplio repertorio y un lugar de centralidad para la figura de Aníbal Troilo, de cuyo fueye es "heredero", por su modo "excepcional e intuitivo para definir un estilo".
"Pichuco fue un caso excepcional en nuestra música y la expresión de una etapa maravillosa. Fue un compositor brillante que además se supo rodear de los mejores poetas, como Cátulo Castillo y Homero Manzi. Fue también un director impecable y, como instrumentista, dejó una herencia con su fraseo, con su estilo, con su intuición. Nos ubicó a muchos bajo esa presencia y por eso buena parte del repertorio estará dedicado a él", afirmó Piro, quien utilizará en el concierto un instrumento que perteneció a Troilo.

"Somos una herencia del influjo troileano y eso vale especialmente para Julián Plaza, Raúl Garello y para mí", aseguró el bandoneonista nacido en 1937 y criado en La Paternal y radicado desde 2003 en La Falda, provincia de Córdoba.

Además de esa marca en su formación y su estilo, Piro fue integrante de la orquesta de Alfredo Gobbi, una de las más reconocidas por su estilo en la década de oro del tango, y es el autor de un repertorio propio acotado pero de indudable belleza en el que aparecen clásicos como "Azul Noche" y "Octubre".

Realizó sus primeros estudios con el maestro Félix Cordisco y después con Domingo Mattio, integrante hasta el final de la orquesta de Troilo (y responsable de buena parte de las transcripciones para bandoneón que hoy se cuentan de "Pichuco")
"Empecé de muy chico porque este instrumento es muy difícil de aprender de grande. Cuando sos pibe sos una esponja. Otros instrumentos quizá es más fácil a aprenderlos de grande, o después de haber hecho una experiencia con otro. Mi padre era violinista y había otros músicos en la familia. Todo en un clima de músicos orejeros, un ambiente un poco mágico", recordó.

"Después sí -agregó- fui alumno de Mattio, el ladero de Troilo de toda la vida y estudié armonía u composición y me fui forjando un camino".

Piro se sumó a los 16 años y permaneció seis en la orquesta dirigida por el pianista Alfredo Gobbi; luego pasó a la de Fulvio Salamanca para, finalmente, desarrollar su propia formación.

"Las Orquesta de Gobbi y la de Pugliese fueron, acaso, aquellas dos que mejor expresaron la herencia decariana. Allí aprendí todos los secretos del tango, aprendí a tocar todo aquello que no se puede escribir en una partitura. Aprendí sobre una cultura que va atravesándote de a poco hasta transformarte", dijo.

"Si bien la orquesta es la formación consagrada del género, el tango tiene diferentes conceptos: el cuarteto, el sexteto, la orquesta... cada uno tiene sus modos de relación entre los instrumentos y en todos se expresa la riqueza del género", puntualizó.
"Yo aprendí tocando al lado de hombres mayores que tenían sus códigos. Porque entonces se aprendía de otra manera, de una única manera. Hoy eso fue institucionalizado y hay escuelas, por ejemplo la Escuela de Música Popular de Avellanera, donde hoy se aprenden estilos que se habían perdido y se puede tener un acercamiento sistemático a la música", destacó.

Piro se radicó en Francia durante la década de 1980. Allí se presentaba en la mítica sala Trottoirs de Buenos Aires y en diversas ciudades de Europa. Compuso música para teatro ("Un tal Servando Gómez", de Samuel Eichelbaum), programas de TV ("El Sur", basado en el cuento de Borges), y cine ("Maradona il Napoli", de Bertrand Bloch).

Con 80 años y como uno de los pocos músicos de su generación que se mantiene en actividad, Piro elogió las posibilidades del tango en los años venideros.

"Hoy existe una generación con una capacidad brillante, de eso no hay dudas, pero hace falta darles tiempo. Lo veo cuando soy jurado de algún festival o cuando fui director de la Orquesta Juan de Dios Filiberto", dijo.

"Los músicos primero tratan de absorber de los más grandes pero después se forman un estilo. En un momento empezás a buscar nuevas formas. Hoy existen muchos músicos interesados en las orquestas y los estilos de la tradición. Sólo nos queda esperar que el proceso de frutos porque así será", concluyó.

Las entradas para el concierto del sábado 27 en el CCK son gratuitas y se pueden retirar a partir del martes 23, de 12 a 19, en Sarmiento 151.

Para leer el cable de la nota acceder a: http://cablera.telam.com.ar/cable/507077/el-bandoneon-de-osvaldo-piro-heredero-de-troilo-celebra-sus-80-anios-en-el-cck

fuente: telam.com.ar