ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

martes, 12 de agosto de 2014

El drama de "Robin Williams" con el alcohol y la cocaína El actor, que fue encontrado muerto en la jornada del lunes, batalló durante años contra las adicciones. En junio de este año ingresó nuevamente a rehabilitación durante algunas semanas.

El maravilloso actor capaz de generar tanto risas como llantos, comediante impredecible frente a las cámaras o arriba de un escenario haciendo stand up, convivía al mismo tiempo con un mundo de demonios y oscuridad. Robin Williams acompañó su enorme carrera actoral con una batalla frente a las adicciones al alcohol y la cocaína. Padecía, además, agudos cuadros depresivos. Y pese ahaber ingresado nuevamente a rehabilitación hace unos meses, falleció este lunes. 
Así como a finales de la década del '70 se hacía reconocido con la serie de TV "Mork & Mindy", interpretando al entrañable extraterrestre proveniente del planeta Ork, en paralelo Williams se introducía en un mundo de oscuridades con el que convivió por décadas. La bebida y la droga se habían hecho habituales en esos mismos años.  
Se hizo íntimo amigo de John Belushi y compartió sus últimas horas con el actor el día de su fallecimiento por sobredosis, el 5 de marzo de 1982, en el muy hollywoodense hotel Chateau Marmont. Esa tragedia, sumado al nacimiento de su primer hijo (un año más tarde), fueron los elementos que llevaron a Williams a alejarse de la cocaína. 
En un reportaje con el periódico inglés The Guardian, en el 2010 detalló el mundo subterráneo de las adicciones con el que había convivido (así fuera de manera latente) durante décadas. Por esos días, además, había hecho algunos de sus papeles más recordados:Buenos días, VietnamLa sociedad de los poetas muertosPapá por siempre o En busca del destino, película que le valió su único Oscar como actor de reparto. En esa entrevista explicó que no había vuelto a consumir cocaína ("Sabía que me iba a matar", afirmó), aunque también detalló su brusca recaída con el acohol en el 2003.
"Estaba en un pequeño pueblo que no era el fin del mundo, pero se podía ver desde allí, y entonces solo pensé en beber. Bueno, tal vez beber ayudaría porque me sentía solo y asustado. Y fue la peor cosa en el mundo", le explicó a The Guardian. Cuando se supo de su ingreso a rehabilitación, se especuló con que la muerte de su amigo Christopher Reeve hubiera sido el catalizador, pero Robin lo negó: "Es más egoísta que eso. Es, literalmente, tener miedo. Y crees, oh, esto facilitará el miedo. Y no es así. Es temor y ansiedad". 
La adicción al alcohol, que se había hecho recurrente para alejarse de un sentimiento de soledad, volvió a pegarle muy fuerte a comienzos de la década pasada. Estos problemas, ocultos durante años, repercutieron en su vida sentimental. Mantuvo tres matrimonios y en dos de ellos (con Valerie Velardi y Marsha Garces) tuvo rupturas conflictivas; actualmente se encontraba en pareja con Susan Schneider, su última esposa. En total, tuvo tres hijos. Una frase pintó su sensación en cuanto a sus familiares: "Siempre me sentí avergonzado por todo el daño que le ocasioné a mi familia, siento que de eso nunca voy a terminar de recuperarme". 
Una operación cardíaca en el 2009 parecía haber sido el punto de inflexión para un cambio definitivo. Incluso en el 2011 condujo un programa de Discovery Channel cuyo título lo decía todo: "Tu cuerpo contra las drogas". Sin embargo, su último ingreso a rehabilitación --en Minnesota, a finales de junio de este año-- fue el preludio del trágico desenlace de este lunes, cuando fue hallado muerto tras suicidarse, inmerso en un marco de "severa depresión", de acuerdo a lo que afirmó su representante Mara Buxbaum.  fuente: clarin.com