ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

jueves, 15 de agosto de 2013

CINCO AL HILO Pablo Sbaraglia: Fundamentalista con rumbo propio El tecladista de la banda del Indio Solari presenta su segundo disco solista, "El increíble magnetismo del Gran Hotel Glamour Shuffle". Con Clarín.com, habló del nuevo trabajo, del vínculo con su hermano actor y de las claves de ese grupo: "Lo mejor de todo es mirar en la dirección que sea y ver a tu amigo devolviéndote una sonrisa". Por Guillermo dos Santos Coelho (Twitter: @g2santoscoelho)

Presentás mañana "El increíble magnetismo...", donde hay rock a la Redonditos, como "Big go!" o "Blackout", algunas canciones con gen Beatle como "Dinamita" y temas casi pop muy dulces, como "Ilumina". ¿Qué más hay en el ADN del disco?
El gen Beatle esta enraizado en mi formación y gusto musical, siempre aflora en mayor o menor medida. Hay legado de la década de los 70 y algo, también, del rock y del pop sajón actual. No siento que haya mucho "Redondito", pero si quizás algo "Indio", sobre todo en "Requiem", que es un tema básicamente monocorde. No hay armonía sino un acorde que sostiene permanentemente a la melodía. Es un recurso del que aprendí a gustar yo también. El diseño de audio y el de producción fueron concebidos con el objetivo de que la energía de las interpretaciones fuese lo más directa posible. Para lograr esto seguimos algunas premisas: no hay post producción, la edición fue la mínima e indispensable y los audios tienen poca o ninguna ecualización, no hay reverb ni delay salvo contadas excepciones. Todo esto, creo, es lo que hace que el disco tenga una sonoridad potente y clara. Estuve oyendo mucha música, principalmente a Spoon, White Rabbits, The Arcade Fire, Rufus Wainwright, The Divine Comedy. Muy poco de esto se oye en al ADN del disco, pero definitivamente ayudó a encontrar el rumbo.
Y tocás de todo, hasta la batería. ¿Hay un estigma del solista para hacer todo lo que se pueda?
No, estigma no hay... de hecho en este disco preferí que la banda (Martin Paladino, Bruguera y Jorge Minissale) fuera preponderante en cuanto a la ejecución, y sólo como último recurso fui echando mano aquí y allá. Puntualmente lo de la batería se dio por sugerencia de Damián Torrisi (coproductor) para "Ilumina", canción que yo había concebido a piano y voz únicamente; pero que para él debía tener más riqueza sonora. Es cierto que toqué muchos instrumentos, pero sólo en las partes que consideré indispensables. Me gusta pensar que algunas canciones de este disco suenan a "banda" más que a un solista...
Participan varios de los Fundamentalistas. ¿Cómo funciona ese grupo afuera del grupo? Si tuvieras que definirlo, ¿qué destacarías?
Sin ninguna duda la amistad que hemos forjado. Esto hace que estemos en permanente contacto y que compartamos actividades musicales aunque no estemos actuando como "Fundamentalistas". Regularmente nos juntamos a cenar, hablamos por teléfono y siempre hay alguna excusa para hacer algo juntos. Lo maravilloso de esto es que, a mi entender, les da a los Fundamentalistas la misma energía que puede tener una banda que ha tocado desde siempre junta; y que el empuje sea mancomunado, lo que finalmente multiplica la satisfacción a la hora de subirnos al escenario. Lo mejor de todo, cuando estamos finalmente allí, es mirar en la dirección que sea y ver a tu amigo devolviéndote una sonrisa.
En alguna entrevista tu hermano Leonardo (Sbaraglia, actor) dijo que, de chicos, él era más payaso y vos más "antisocial", pero en los shows del Indio te mostrás muy extrovertido, agitador. ¿Por qué ocurre eso arriba del escenario? O, en todo caso, ¿qué cambió?
Justamente el escenario es el lugar que más cómodo me queda para soltar la parte extrovertida de mi personalidad. Aunque nunca me consideré antisociable, durante la adolescencia sufrí de extrema timidez, lo que seguramente haya dado lugar a ese mote. Pero en realidad me moría de miedo. El tiempo y la progresiva confianza obraron lo suyo. De todas maneras, y desdiciendo un poco todo lo anterior, prefiero las reuniones de poca gente a las fiestas multitudinarias y soy de salir poco. Prefiero mirar una serie corta a una película que dura dos horas, y si quiero ver una película prefiero hacerlo en mi casa que en el cine, en donde no puedo fumar, comer, o estar en pantuflas. Finalmente, es lo que decíamos al principio, la música logra hacer que aflore esa parte de mi personalidad... ¡Y es una de las que más disfruto!
Se la vio muy emocionada a tu mamá en la entrega de los Martín Fierro, al recibir el premio para tu hermano. ¿Lo viste? ¿Cómo funciona la sinergia artística en la familia?
Sí, lo vi... ¡Pensé que estaba presenciando un infarto de mamá por TV! (risas). Existe una sinergia ciertamente. Por ejemplo, las obras de teatro que habitualmente dirige mi madre, sobre todo las infantiles, llevan música original mía, lo cual, misteriosamente y según me cuenta, es lo que termina de cerrar la puesta... A mí, componer para esas obras, me da un canal de expresión que no encuentro en ningún otro lado. A su vez mi madre, al igual que mi padre, siempre estimuló, fomento y elogió mi carrera musical. Mi mamá es una de las principales promotoras a la hora de publicitar mis conciertos y sus alumnos fueron algunos de los primeros seguidores que tuve. Por otro lado, Leo se apoya en la mirada de ella al momento de construir personajes y en ocasiones entrena en su escuela y bajo su dirección. Y en el otro sentido, para mí, y supongo que también para mi madre, la seriedad, responsabilidad; el trabajo que le dedica Leo a su arte me resulta inspiradora, lo admiro por eso e intento hacer lo propio. fuente:clarin.com