ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

domingo, 23 de diciembre de 2012

"Beto Cuevas", un seductor natural El cantante chileno acaba de lanzar su nuevo disco, “Transformación”. Conversamos con él durante su paso por Argentina. “Hablar de una posible reunión de La Ley en este momento es irreal”, sentenció. ¡Mirá el video del tema “Goodbye”!

Sabrina Díaz Virzi 
sdiazvirzi@agea.com.ar | @sabridiaz

Después de su “Miedo escénico” (2008), el chileno Beto Cuevas acaba de lanzar su nuevo y segundo disco, “Transformación”. Si bien es uno de los cuatro coach del programa La Voz en México, el ex líder de La Ley se hizo un tiempo para venir a nuestro país para presentar su flamante trabajo, que contó con la colaboración de Leire, de La Oreja de Van Gogh, y de su hijo Diego, de 17 años, entre otros. Beto tiene planes de visitar el Cono Sur a principios de 2013. Luego, regresará durante el año para hacer una gira “más contundente”, a lo largo y ancho del país. 
“Quería expresar un profundo sentimiento de que vienen cambios fundamentales en el corazón humano. Sentí que la música y las canciones eran el mejor vehículo para expresarlo”, contó el cantautor aEntremujeres. En principio, el proceso de composición del disco fue individual, solo con su guitarra en el estudio de grabación. Sin embargo, al poco tiempo de haber empezado este proceso, “sentí la necesidad de cambiar mi método y trabajar con otras personas a nivel musical, saliéndome de mi zona de confort. Fue un trabajo de ego que me ayudó a crecer como ser humano”.
Durante los tiempos previos a la grabación, Beto comenzó a trabajar junto a Jon Pakfar, un amigo de su hijo, en el tema “Come and Get Me”. “Un día llegué al estudio de Jon y escuché toda una producción de programaciones. Le dije que me encantaba y él me comentó que Diego, mi hijo, lo había hecho. En ese momento lo invité a participar de la composición y co-producción de la canción”, narra –orgulloso- el cantante.
Te propusieron a un productor externo, el español José Luis de la Peña, para trabajar en el disco. ¿Cómo fue la grabación? ¿Puede ser que vos querías trabajar con muchas guitarras y él no?
No fue un productor, si no más bien un A&R (Artist and Relations), algo así como un coach, o guía. En un principio fue complicado -a pesar de haber aceptado trabajar con él- porque teníamos visiones distintas de lo que quería hacer. Sin embargo, logró sacar lo mejor de mi creatividad y el resultado final me encantó. Al final grabé guitarras igual, porque es parte de mi esencia.
En una entrevista sentenciaste que “no sos Enrique Iglesias”. ¿Quiénes son tus principales influencias? ¿A quién admirás?
Con mucho respeto al susodicho, efectivamente no lo soy. Era mi punto de discusión con mi A&R, porque él tenía una tendencia a empujarme hacia un lado más “House”, siendo que yo hago canciones. De cualquier forma, esa pseudo-tensión que tuvimos favoreció mucho la producción de este disco y, si bien no hice un disco de “House” porque no soy un DJ, el disco quedó distinto a lo que hubiese hecho si no hubiese tenido a alguien brutalmente honesto a mi lado. Yo crecí en los 80 en Montreal y, aparte de Elvis, Los Beatles, y los Crooners que me llenaron de melodías la cabeza, el new wave y rock inglés de esa época fue el estilo que definió mi dirección artística.
Dijiste “no quiero verme obligado a juntar a La Ley porque me fue mal como solista”. ¿Qué posibilidades hay de reunión?
Si, lo dije en alusión a la seriedad que tiene mi proyecto en solitario. Hablar de una posible reunión de La Ley en este momento es irreal, puesto que estoy empezando un camino nuevo que, seguramente, me llevará a tocar por muchos lados. Pero, si quieren que especule, les diría que probablemente nos juntemos antes del 2089 (risas).
Sos coach en La Voz, en México. ¿Qué es lo que más te entusiasma de esta iniciativa?
El programa ya empezó hace más de un mes y nos ha ido muy bien. Me gusta la idea de no ver y solo escuchar voces para elegir y armar un equipo, pero también me entusiasma la idea de compartir mis experiencias para -ojalá- poder guiar a nuevos talentos hacia la creación de sus propias carreras.
Y, por último, tres preguntas para que te autodefinas. ¿Cómo es…?
¿Beto solidario...? Descubrí hace varios años el placer de dar sin esperar recibir y, dentro de esta práctica, creo que la música popular es un excelente vehículo para decir cosas que ayuden a abrirle el corazón y el sentido de solidaridad a la gente.
¿Beto padre...? Creo haber sido un buen padre, responsable y dedicado. Cuando mis hijos eran más chicos, hice lo que hacemos muchos padres y les puse límites para encaminarlos mejor en la vida. Hoy creo ser más amigo y consejero de mis hijos que la figura paternal de la autoridad.
¿Beto seductor...? La seducción es la demostración de que me gusta la vida, y la practico cada día de diferentes formas. Mis herramientas principales son mi voz y mi mirada.

¡Mirá el video del tema “Goodbye”!
fuente: entremujeres.com