ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

miércoles, 29 de abril de 2015

Con el amable sello de "Ringo" Discos: "Postcards From Paradise". Aunque con fórmulas probadas, con su nuevo álbum solista el ex beatle corona uno de los mejores trabajos de su trayectoria.

Y así, como quien no quiere la cosa (o sí), a los 74 años, el viejo Ringo se despacha con un disco de esos que provocan simpatía a primera escucha.
Fórmula repetida, en la larga trayectoria del beatle, pero no por eso poco atractiva. No en este caso, al menos, en el que los viejos recursos fueron puestos al servicio de 11 canciones repartidas entre el rock de velocidad crucero, el reggae ATP, la balada y hasta el zydeco, con un muy buen resultado final.
Acompañado por la actual versión de su All-Starr Band (Steve Lukather, más la inestimable ayudita de amigos como el ex Eurythmics Dave Stewart, Peter Frampton, Richard Marx, el ex Eagles Joe Walsh, Nathan East y Glen Ballard, entre otros, la primera postal del álbum propone un viaje en el tiempo a los últimos ‘50.
“Eramos Rory and the Hurricanes”, marca su cancha Ringo en Rory and the Hurricanes, poniendo en claro que hubo vida antes de The Beatles. Y que él fue parte de ella, “durmiendo en el piso, viviendo a pan y mermelada”.
Enigmática, You Bring the Party Down lo muestra despechado para con un ex compañero de banda que vive del pasado, de cuyo nombre no da pista alguna, y abre el camino a Bridges; una invitación a barajar y dar de nuevo cuando las cosas no van más.
Todo en Postcards From Paradise huele a Beatle, en alguna medida. Sobre todo en el tema que da nombre al disco, construido en base a títulos de canciones de los fab four. Pero un “Boogaloo” suelto por ahí vuelve a plantar bandera. Esta vez, de que la vida sigue (Sí, después de Los Beatles).
Y como desde entonces, Starr sigue enamoradísimo de su Barbara, a quien le escribió la bella Not Looking Back, ideal para cualquier video de aniversario de bodas. Pero antes, qué buen solo el de Frampton enRight Side of the Road.
El guitarrista vuelve a aportar lo suyo, en clave bien rocker, en la finalLet Love Lead; el equivalente del Anthem de 2012. Luego de Touch and Go y Confirmation, dos piezas que el baterista -gran baterista- dedica a su experiencia de atravesar una vida con mucho más para festejar que para dejar a un lado. Como su nuevo álbum.  por