ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

domingo, 26 de abril de 2015

"Chayanne" se despidió a puro ritmo de su gira por Argentina Se presentó en Vélez.El artista de Puerto Rico reunió a 30 mil personas el sábado en Buenos Aires. Cantó sus hits y repasó su último disco.

Madres e hijas, grupos de amigas, varones que acompañan a sus madres, y algún marido sacrificado. En multitud, todos rondan el estadio de Vélez. El tránsito colapsa, la gente se amontona. Pasa algún auto que pregunta: “¿Sabés quién toca?”. “Chayanne”, es la respuesta. Quince minutos pasadas las 21 del sábado, con 30 mil personas presentes, empieza el show.
Mientras suena Quiero bailar contigo, con un saco plateado, pelo engominado y su sonrisa habitual, Chayanne abre el concierto. Como baila este hombre, es sin dudas increíble. Tras cada movimiento de pelvis, las chicas festejan. El no para de sonreír, y hasta en las baladas más sentidas que tendrá este show, le costará no hacerlo. “Mi gente bonita, hay tanto cariño. Esto es maravilloso, porque cuando uno ve a alguien que ama…Gracias por todos estos años”, dice cuando ya están todas menos ansiosas.
Sus reflejos son para destaacar. A cada momento llegan al escenario montones de objetos, que Chayanne atrapa en el aire con una sola mano, mientras pasa por sus temas. Los peluches predominan, le siguen las banderas de los clubes de fans y alguna que otra flor. Además de sus temas recientes Madre tierraHumanos a Marte y Tu respiración, de su disco En todo estaré, que titula a esta gira, los clásicos predominan. Cada canción es un hit, el concierto pasa por Te pido PerdónLo dejaría todoMira lo que has hechoBaila BailaAy mamá y Guajira. No hace falta ser fan de Chayanne para conocer a la perfección estos temas. Los acomodadores tratan de contener a las señoras en la fila y asiento que les corresponde, pero no pueden. A cada paso de baile sugerente, un grito; a cada guiño, una ovación. Con buen ritmo y cuatro cambios de vestuario, el show se mantiene arriba durante una hora y media.
Los bailarines con porte caribeño acompañan muy bien al cantante. Los mayores gritos se dan, entonces, cuando el protagonista de la noche baila pegadito a sus bailarinas. Una por una, bailan cerquita del cantante y el estadio se cae a gritos. Con tres pantallas gigantes en el escenario, lo visual se complementa bien con cada uno de los temas. Casi al final, Chayanne presenta a uno por uno a los integrantes de su staff de músicos. Y todas cantan un “olé olé olé” digno de cancha cuando presenta a Gabriel, el tecladista argentino del grupo. Con remera de la Selección debajo de la camisa, él se lleva su minuto de fama.
Cada un par de temas, Chayanne dedica algunas sentidas palabras a su público. “La música nos traslada a lugares especiales, como cuando bailaron el primer baile pegadito, rico. El primer beso”, dice, y da pie para Lo dejaría todo, probablemente el tema más coreado de la noche. “Quiero verlas, quiero conocerlas”, agrega, mientras una luz brillante ilumina al público. “Conoceme toda”, se llega a escuchar que se atreve una, y con Madre Tierra, Chayanne se despide. Se hace desear sólo un poquito, y sale al escenario a cantar las que no podían faltar: Torero y Salomé. Cuando todo termina, nadie se va. El público pide otro bis. Sin embargo, las luces se prenden y a la salida una multitud de hombres espera afuera de la cancha. Maridos y novios, caminando, en auto y en moto, que vieron el partido River-Huracán en las pancherías aledañas, esperan a sus chicas para llevarlas a salvo a casa. Como dijo Chayanne : “Mi gente bonita, será hasta la próxima”. fuente: clarin.com