ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

domingo, 20 de enero de 2013

OBSEQUIO DE Anngiels Grigera MorenoGerardo Olmedo Borjas A "REYNAZUL...TU RADIO AMIGA".


DUETO: GERARDO Y ANNGIELS

Dedicado a todos esos amore que sobreviven a la distancia porque se nutren del erdadero amor el de las almas, el amor que supera color, edad, fronteras.


La distancia es un puente que a veces cruzarlo es imposible, solo el amor hace posible atravesarlo si no con el cuerpo a través del alma, ya que el alma no tiene espacio ni tiempo que pueda doblegarla, esas distancias no pueden jamás con los sentimientos, y cuando dos seres se encuentran lejos y sus pieles no pueden sentir la dulce gloria del roce, ni los labios la humedad del beso, los espíritus a través de la palabra escrita en una carta, un mail o simplemente en un chat se pueden besar, acariciar, sentir, reír o llorar, todos los sentimientos se vuelcan en las palabras cual mariposas sutiles y rebeldes saltan kilómetros, derribando tiempo, hacen posible lo sublime del amor.
Así se conocieron G y T, en uno de esos sitios donde suele navegar la gente, donde una simple foto atrae como si la persona pasar caminando por una vereda y la otra la observa desde una esquina o la ventana de algún bar. Ambos quedaron prendados uno del otro ella de una foto de él, y él de su manera de expresarse, de sus apuntes, de su desenfado para escribir en forma libre y sensual hasta despertar en su persona sentimientos que no podía contener, mientras que ella sentía sensaciones casi inexplicables cada vez que se tentaba y buscaba su rostro en el perfil del hombre que le parecía guapo y misterioso, el mechón cayendo por su frente, su mirada tan sugestiva que no podía sustraerse de su influencia.
Así comenzaron a tratarse en forma privada, hasta sentir ese amor loco que nace en la red, para muchos absurdo, para ellos divino.
Una noche de tantas ella dijo:
-Quisiera enredarme en tu cuello y colgar de tu boca, ¿me dejas y me enlazas por la cintura?
El responde:
-Ven amor 
Y ya a estas alturas vuelan hasta perderse en el gran sueño de la imaginación donde sus almas se enlazan a través de cada palabra pensada y escrita

T-Qué lindo tu boca resbalando por mi cuello, contesta ella sin pudor, 
G-Cual el roce de dos pétalos
T-Mi cuerpo aromando tu piel, y mi piel la miel de tus labios
G-Como la unión del mar con el rio, cual nubes yl viento fusionados

Así cada uno va derramando sus deseos en el teclado que no deja de plasmar en el escritorio del ordenador sus anhelos cargados de lujuria y sentimientos

Ella lo siente pegado a su cuerpo y escribe:

-Cual si fuéramos solo uno en el pequeño espacio de un suspiro, cual vuelo de un ave, -y sigue mecanografiando mientras imagina -su vuelo rozando el cielo en cada aleteo, tú mi vuelo, yo tu cielo
G casi en un suspiro teclea -Mi vida-
Ella enamorada a través de un tecleo casi febril contesta
-Te siento, brisa que me recorre, sol que me enciende
Él confiesa:
-Yo también a ti, gracias por existir, seré tu leña para avivar tu fuego
Ella declara: -Gracias por llegar tan sutil a mi alma. Si tú mi leña, yo tu hoguera, llamas para incinerar el deseo
Él escribe: El crujir de esa leña será la oda de nuestro amor
T apunta: -Ese crujir será tu jadeo y mis suspiros
G insinúa: -Tu sudor y el mío fusionados descubrirán el perfume de nuestro amor
Ella responde: -El aroma de nuestros cuerpos esencias afrodisiacas que embrujan para morir uno en brazos del otro
Y así entre frases poéticas y deseos el amor rompe con los límites impuestos por los kilómetros que separan los cuerpos, da por tierra con las fronteras que alejan las bocas y silencian los besos, y acarician el alma las palabras bonitas y el amor se hace cuerda y es la sangre que canta la canción milenaria del amor echo carne diluyendo distancia.