ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

jueves, 16 de febrero de 2017

Sick Porky presenta "Alucinatorio" en el Vorterix La banda argentina de rock alternativo presentará su nuevo disco, que destaca por una lectura moderna del rock más duro, sin dejar de lado un costado más cancionero y melódico. Será este sábado 18, junto a Bigger.

La banda argentina de rock alternativo Sick Porky presentará su nuevo disco "Alucinatorio" que destaca por una lectura moderna del rock más duro, sin dejar de lado un costado más cancionero y melódico, este sábado 18 en un show junto a Bigger en el teatro Vorterix de la ciudad de Buenos Aires.

El combo está integrado por Carlos Villafañe en voz, Jeremías Stutz en guitarra, Mariano Martínez en guitarra, Leandro Mousseaud en guitarra, Leandro Spátola en bajo y Manuel Sibona en batería y y para la producción del disco contaron con la ayuda de los Catupecu Machu Agustín Roncino y Macabre.

Pero además la banda teloneará a los estadounidenses de Pretty Reckless, liderados por la carismática actriz Taylor Momsen, que el 14 de marzo también actuarán en el Teatro Vorterix.

El guitarrista y compositor de varias de las letras del disco Leandro Mousseaud charló con Télam sobre el nuevo trabajo:


Télam:-Lo que sí se nota en relación a "Los Descarnados" (disco anterior) es que bajaron una velocidad y recurrieron a las sutilezas.
Leandro Mousseaud:
-¿Sabés lo que nos pasó independientemente de la creación de este disco? Al hacer shows más importantes y largos, nos dimos cuenta que eran muy intensos y que no habían muchos matices o eran pequeños con algunos temas que bajaban un poco la velocidad. No te digo que esté mal, pero sentíamos que necesitábamos buscar algo diferente. A su vez, una de las charlas que teníamos era no repetirnos, no hacer un "Los Descarnados 2" por más que nos haya dado muy buenos resultados. No queríamos morir en ese encasillamiento y, a su vez, nosotros somos gente que está muy en la búsqueda musical, siempre intentamos mejorar y tocar cosas nuevas, somos 6 personas que escuchamos mucha música diferente entre sí y no nos cerramos cuando vienen nuevas ideas. Por ejemplo, el tema La Procesión, que es un blues muy abajo y muy triste, yo traje una sucesión de acordes que eran muy tristes y nadie me dijo que no tenía nada que ver, cada uno le fue poniendo su tinte. O en Los Paradigmas, vino el Tata con la mandolina a tirar una sucesión de acordes y nos pareció buenísimo, no tenía nada que ver pero fue un laburo zarpado.
El estudio donde lo grabamos no es que está en Mina Clavero en el pueblo, está en el medio de la montaña, tenés que hacer 6 kilómetros. Es como una nave espacial en el medio de la montaña, tiene un ventanal gigante que ves toda la sierra, es impresionante. O sea, grababas un rato, tomabas unos mates y salías a caminar por la montaña, fue muy inspirador. En la producción, además de Damián se sumó Agustín y Macabre que vinieron al viaje con nosotros a Córdoba. Nosotros llegamos con 9 canciones que allá fueron mutando a otras cosas porque tuvimos mucho tiempo de experimentación. La experiencia fue impresionante, porque estar en un lugar así… Fue el primer disco que nos vamos de viaje para grabar, generalmente los discos acá los grabás en un estudio que vas en el día y volvés, pero nosotros queríamos estar una semana concentrados en esto, con lo que eso implica. Yo había sido papá hacía 6 meses y otros chicos tenían familia, había que dejar todo, coordinar un viaje así no es fácil. Pero lo pudimos hacer y te levantás, desayunás y hablás del disco, trabajás 10 horas, cenamos todos juntos y hablamos de cómo hacer cosas. Es otra manera y genera una mística. Aparte, nosotros somos amigos desde hace mucho tiempo y cada cosa linda que nos va pasando tiene otro sabor más dulce, cada cosa buena que pasa lo valoramos como un logro familiar importante. Ya estamos contentos con esto, estamos realizados, muy felices con cómo quedó el disco y el salto compositivo y el nivel audio que tenemos. Ahora, estaría buenísimo que le guste a la gente. Para lo que veníamos haciendo no es tan digerible, el anterior era más intenso y pesado, este es un disco que para la gente que nos venía siguiendo va a ser más difícil. Tiene algunas cuestiones más tranquilas, más canción, más rock y blues y hasta hay un folclore al final. Hay mucha variedad, el disco es muy diferente entre sí. Nos salió así, no es que fue buscado, lo que fuimos buscando fueron diferentes ritmos y tonalidades, hicimos un laburo para que se luzca el cantante.


T:-¿Creen que pueden salir un poquito de determinado tipo de escena y empezar a cruzar a otra orilla?
LM:
-Creo que este es un disco más popular, le puede gustar a cualquier persona y no al nicho. Siempre digo que tenemos que salir del nicho, hacer la música que nos guste a nosotros y cuanto más gente pueda sentirse identificada con nuestra música ya estamos realizados. Dentro de la escena vamos a estar porque nosotros somos amigos, fijate que las bandas que generan la escena hoy están haciendo cosas muy diferentes entre sí: te puedo nombrar a Poseidótica, a Los Antiguos y a Banda de la Muerte. Son bandas que venimos hace muchísimo tiempo y hacemos cosas diferentes, ellos están haciendo otras cosas. Después, creo que la escena está compuesta por muchas bandas nuevas que están buenísimas y eso va a seguir creciendo porque hay amistad con las bandas. Ahora, lo que buscamos con este disco es llegar a más gente, siempre decimos que nos gustaría formar parte y escribir una página en la historia del rock nacional. Suena ambicioso pero es un anhelo que tenemos.


T:-¿Cómo se hace para trabajar las tres violas y que no se encimen?
LM:
- Yo soy el último guitarrista que entró a la banda. Estoy con la banda desde que se formó, porque era amigo del primer bajista y fui a los primeros ensayos, viví mucho tiempo desde afuera todos los procesos y acompañé a la banda en la grabación de los primeros dos discos. Cuando se formó la banda ni tocaba la viola, imaginate, cumplimos 20 años en 2018. Cuando a mí me dicen de entrar en la banda, que querían probar, fue por una idea de Jere y Leandro, empecé a sacar los temas y dije "qué difícil va a ser esto". Fue mucho más difícil ensamblar los primeros dos discos y con "Los Descarnados" creamos el disco muy sobre la marcha y es muy intenso por la gravedad de las violas. Este es un disco que por la experiencia de cinco o seis años tocando ya es medio orquestal, no estamos casi en ningún momento haciendo lo mismo, hacemos cosas diferentes con un mundo de posibilidades diferentes. Hay un montón de efectos, de violas y de tipos de pedales; respetamos mucho los silencios… Craneamos muy bien el disco, "Descarnados" nos enganchó más en un momento donde estábamos recién arrancando las tres violas. Tuvimos mucho tiempo para experimentar el estudio en este disco, en el otro tuvimos menos tiempo y cuando tenés más probás otras cosas, estás relajado porque sabés que tenés el tiempo para poder hacerlo. Y el tema de las tres violas, la verdad que lo único malo es a veces ir a tocar a lugares que tienen escenario chicos y técnica que no está muy buena pero estamos preparados para eso, cada vez nos gusta más.


Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/462223

ver nota completa en su fuente: telam.com.ar