ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

jueves, 5 de junio de 2014

"Detonantes" lleva su insolencia y arrogancia al Ciudad Emergente El grupo rockero presentara su primer disco este sábado a las 19 en la Terraza del Centro Cultural Recoleta.

La banda está formada por Joaquín Carámbula en voz y guitarra, Mateo Sujatovich en guitarra y coros, Juan Manuel Colonna en batería y Juani Agüero en bajo, y debutan con este CD que va del glam rock, al indie alternativo, pasando por el punk, el rock and roll más crudo y el brit pop de buen gusto.

La renovación de la escena rockera local no sólo viene de grupos que trajinan el under hace tiempo sino también de bandas formadas por chicos que apenas pasan los 20 años e irrumpen con insolencia, prepotencia, buenas melodías, riffs y actitud rockera como Detonantes.

Hermanos de ruta de la Armada Cósmica, los Detonantes arrancan su disco dispuesto a conquistar la escena con el rockito "Afuera no hay", la siguen con los riffs y la letra provocativa de "La sopa no me pega como antes", mientras que en "Seguir" bajan un cambio aunque ya juegan de lleno al hedonismo bien cachondo.

"Tirando poderes" remite a los primeros Artic Monkeys, pero la clave está en la letra, donde Carámbula apuesta todo por los jóvenes y su actitud y juega al egomaníaco al prometer "vanguardista de locuras sin igual, voy a explotar, no miro atrás, voy a empezar". Toda una declaración de principios.

Carambula charló con Télam sobre el disco y la banda:

¿Qué claves se encuentran en el disco?
En el disco había una cuestión fiestera hedonista. Este disco es un collage divino que va desde lo adolescente de fiesta a temas más oscuros con temas más sensibles y letras susceptibles de amor y desamor y es sobre eso.

¿Con qué parámetros artísticos se mueven?
Los buenos artistas, de lo que sean, se agarran de un paradigma, había un escritor que decía que quien no intenta imitar no crea un carajo, siempre referencias tenés. Todos los artistas tienen una influencia, uno quiere ser más groso ese es el plan más allá de que nos encante.
Cuando uno ve teatro o un show de rock groso hay muchas cosas que el público aprecia, las luces, que la ropa se relacione con el show, las actitudes que cada uno toma, eso la gente lo valora, estas en un escenario y hay una responsabilidad.

¿Imaginaron llegar y poder grabar el disco y presentarse en festivales?
Siempre supimos que la banda iba a funcionar es la fe, la confianza hacer las cosas bien, uno logra. Queremos abrir caminos, ir la interior, llenar espacios esta lleno de cosas que nos encantan compartimos con muchas bandas en todo el país.

Una banda amiga es la Armada Cósmica, que liderada Daland Gutierrez, el hijo de Juanse y amigo de tu hermano Gabriel. ¿Cómo es tu vinculo?
Con Armada nos llevamos bien, pegamos onda, pero cada uno tiene su identidad artística.
Mi hermano Gabriel es muy amigo de Juanse, tocaron en mil proyectos juntos y así lo conocí a Daland y nos dimos cuenta que nos gustaba rockear, con un sonido diferente al de su padre y al de mi hermano. Y creo que eso define las identidades de Detonantes y la Armada, que no vivimos de nuestras familias ni de su sonido.

Tu padre Berugo es un buen guitarrista pero tiene más inclinaciones por el jazz. ¿Como tomo este camino por la música?
Mi viejo quiere que toque más la viola pero no es lo que más hago en este disco. Yo soy más compositor y frontman y cada uno hace lo suyo. Y obvio que uso esas guitarras buenísimas que tiene mi viejo, como un guitarron Gibson de jazz que utilice para grabar en el disco.
Con el bajista nos conocemos de hace muchos años y con Mateo el violero éramos ya compañeros de colegio. Nos conocimos yendo a la escuela entre todos. Era raro para esa edad conocer chicos que nos gustara la misma música y nos guste como tocaba.

¿Una banda con chicos que apenas pasan los 20 años, donde empieza su carrera?
Indudablemente en el colegio. Detonantes sale del 2007 ahí tenemos ese nombre, después formamos la banda que somos al día de hoy y una vez con esa formación al toque grabamos el disco, casi inmediatamente. Sabíamos que había que ir para adelante porque había una química entre los cuatro, imposible de fallar.
La gente y los productores con los que laburamos nos dicen que no hay mucha similitud entre vivo y disco, porque los conciertos son muy poderosos. Pero bueno, cuando haces shows es como que no parás de crecer, sonás mejor, la escena es mejor, el contacto con el público la gente canta, hay un gran crecimiento del disco a estos días", evaluó. fuente: telam.com.ar