ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Polémica en Cosquín Tras su accidentada actuación, Falú escribió un texto contra la organización del Festival, al que llamó “Caosquín”. Propone una discusión con Simón, que le responde en esta nota.

“Fuimos censurados y expulsados”, dijo Juan Falú, después de su accidentada actuación en el último Festival Nacional de Folclore Cosquín celebrado el mes pasado. El guitarrista tucumano, junto a la cantante Liliana Herrero, la pianista Lilian Saba y el vientista Marcelo Chiodi, habían preparado un homenaje a Eduardo Falú, fallecido el año pasado. El recital comenzó a las tres de la mañana, los artistas no pudieron hacer la prueba de sonido y fueron sacados del escenario antes de terminar el repertorio programado.
Las palabras de Falú reavivaron la polémica del festival en torno a artistas puestos a dedo -Peteco Carabajal se sumó a la protesta- y a la excesiva presión televisiva. En una carta publicada en su página esta semana, el sobrino de Eduardo Falú dio su versión de los hechos, con el detalle de las demoras y las sucesivas comunicaciones con miembros de la comisión organizadora y allegados al festival.
“Me llamó la atención que Marcelo Simón (histórico presentador del festival) no nos presente, conocedor y admirador de Eduardo y de su obra. Pienso íntimamente que en realidad lo admira tanto a Eduardo que no le convence mi status artístico. Su ausencia al momento de nuestro ingreso era un dato más de cómo se estaba valorando nuestra propuesta: sin prueba de sonido, sin comunicaciones previas, sin horarios de mayor alcance televisivo y sin el presentador central”.
En otro fragmento de su texto, Falú dice que no volverá a actuar en Cosquín y se plantea a sí mismo, como una suerte de autocrítica: “Pienso: ¿para qué carajo vengo si ya sé cómo es? Me respondo: es mi desafío y me ha ido generalmente bien”.
Además, llama al festival “Caosquín” por las fallas organizativas y propone un debate en Radio Nacional con Marcelo Simón. “¿Qué tal una polémica seria frente a los micrófonos de Radio Nacional? Creo que Simón, como referente coscoíno histórico, debería convocarla, invitando a portadores de miradas diversas. Eso sería más democrático que usufructuar esa suerte de ‘reserva del aire’. Las cartas están jugadas y esa discusión ya está instalada, con o sin micrófonos”.
En un diálogo telefónico con Clarín, Marcelo Simón, histórico presentador y guionista de Cosquín y director de la FM Nacional Folclórica, dijo que los micrófonos de la emisora estatal están abiertos para seguir con el debate. “Claro que acepto el desafío de un debate. Llamé a Juan, pero me dijeron que está en Japón. Apenas vuelva, lo haremos con mucho gusto. Yo renuncié a seguir estando en Cosquín porque es un trabajo insalubre para mí. De repente, aparezco como el enemigo del pueblo. Yo no presenté a Juan porque la comisión me dice a quién tengo que presentar y pone mi nombre al lado de algunos artistas. Me pareció una provocación girar el escenario y cortar la presentación de ellos y no sabía que iban a hacerlo. Todo espectáculo, salvo la lucha en el barro, tiene que ser amable. Y éste no lo fue”.
De todas formas, Simón dijo que se sintió dolido por la carta de Falú y por los dichos de Liliana Herrero en un artículo publicado por la entrerriana en Página/12. “Liliana se enojó conmigo porque dije que se quejaba mucho de los festivales, que son un fenómeno que no vamos a descubrir ahora. Todos son desordenados, llenos de ruido y de humo, en los que se escucha a un artista mientras pasa un vendedor de choripán. Es así y tenés que aceptarlo o dejar de ir. A mí me dijeron cosas terribles y ya soy un tipo grande para bancarme estas discusiones. Antes me acusaban de comunista y ahora de fachista. En cuanto a Juan (Falú), me sorprendió ingratamente, pero así es la vida. Me encanta su música y en algún momento le ofrecí hacer un programa de radio de psicoanálisis y folclore porque él es psicólogo. No tengo más que admiración por él”.
Aunque Simón fue blanco de muchas críticas, la decisión de girar el plato y de los horarios es exclusiva de la comisión organizadora del festival. Hugo Osvaldo Scotto, miembro de la Comisión de Folclore en el área de Secretaría de Programación del festival, dijo que la gente escuchó respetuosamente el show, pese al horario, y que el encuentro debería revisar la cantidad de artistas por noche.
“Yo le avisé a su representante sobre los cambios de horario y el show fue con televisación; Juan tuvo durante muchos años un horario privilegiado y ahora le tocó actuar más tarde. ¡Las tres de la mañana es un horario en el que muchos quisieran estar! No me gustó que utilice el espacio en el escenario para decir cosas que podría haber dicho luego. Y más en un homenaje a Eduardo Falú. Además, arengó a la gente que siempre se pone del lado del artista. En cuanto al tema del corte del show, los artistas tienen un tiempo pautado. El escenario giró cuando se cumplió el tiempo. Quizá, si lo usaba de otra manera, hubiese podido terminar el repertorio. Juan desaprovechó su momento”.
También hizo una autocrítica por los tiempos cada vez más acotados de los artistas. “Hay que revisar ese tema porque quizá no sea conveniente que haya tanta cantidad de artistas. Pero son cosas que se deben corregir. Cosquín tiene 54 años y siempre fue blanco de críticas. Este año no fue la excepción”.
Falú invitó a la discusión y Simón contestó. El debate, que debería incluir a muchos más nombres, está servido. fuente:clarin.com.ar