ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

sábado, 7 de diciembre de 2013

Robbie Williams: "Por mi hija, logré el equilibrio" A los 39 años, el cantante británico editó un nuevo álbum de swing llamado "Swing Both Ways", con versiones y temas originales. Lo acompañan Lily Allen y Michael Bublé, entre otros. Cómo llegó a elegir entre este género de canciones con big band. Su nueva vida como padre.

El ex Take That acaba de editar su segundo álbum de swing: Swings Both Ways. El disco cuenta con colaboraciones de Lily Allen, Rufus Wainwright, Kelly Clarkson, Olly Murs y Michael Bublé. Culminó recientemente su gira en estadios “Take the Crown Stadium Tour”. Y también hubo otra invitada especial girando con Robbie: su hijita Teddy. Ayda, la mujer de Robbie, dio a luz a Theadora Rose en septiembre y toda la familia ha viajado junta durante el tour. Ella es hoy su principal inspiración. En Londres, durante la promoción de este reciente lanzamiento, Williams habló de esta nueva etapa. Y de su nuevo peinado.
¿Sentís que deberías haber nacido en la época del swing?

Bueno, cuando papá murió, dejó una pila de discos. Su presencia estaba en el rincón del comedor y todos eran discos de Frank Sinatra y Nat King Cole, Mel Tormé, Ella Fitz, etc. Glenn Miller fue mi primer contacto con el mundo de la música. Pasé del swing, llamémoslo así por falta de una expresión mejor, al hip hop. Pero mi primer amor fueron esos discos y la majestuosidad de esa época estaba encapsulada en esos discos. El glamour, otro momento y una ingenuidad hicieron, como digo, que me enamorara de ellos. Hacía la mímica, aprendí las letras y cuando fui más grande conseguí el trabajo de estrella pop y por suerte lo conservo, tengo mis canciones favoritas, las junté y las grabé.
¿Cómo fue tu relación con Michael Bublé, que participa del disco?

Creo que Michael Bublé es una leyenda dorada. Su voz es notable y es un excelente profesional.
El dijo que cuando se encontraron y vos empezaste a hablar, te diste cuenta de que eran muy parecidos y de que se les pasaban por la cabeza cosas similares.

Estamos cortados por la misma tijera, sí. Tenemos las mismas inseguridades, y lo llamé y estuvimos hablando por teléfono al menos una hora. “¡No puede ser!” “¡Increíble!” ¡Sentimos del mismo modo! ¿Y qué hacés con eso? ¡No sé!”. Todo lo que se me me pasa por la cabeza parece pasar por la cabeza de él también. Harry Connick Jr. Y Michael son como mi vínculo con el pasado. Se da a través de ellos. Para mí, Harry Connick Jr. es sensacional, y Michael Bublé, también. Y un día quiero trabajar con Harry.

¿Ya te contactaste con él?

No, pero le he robado cosas algunas veces (se ríe). Para ser honesto, hay una canción en este álbum llamada If Only I Had a Brain ( “Si tan sólo tuviera un cerebro”) que pertenece a El Mago de Oz; es una versión lenta y en realidad es un cover de un cover. Harry Connick Jr. tenía un álbum llamado 20 en el que hizo If Only I Had a Brain. Y gracias, Harry, por haberme inspirado a ir y grabar tu versión de la versión del clásico.
¿Y qué hay de la última canción del álbum “No One Likes a Fat Pop Star”?

Parece haber una obsesión con el peso y pienso que la canción es una oda a la obsesión que tiene la gente con el peso. Son “Los nazis de la policía del peso”. Todos saben que suelo variar de peso de la mañana a la noche, y éste es mi aporte humorístico, espero, a la cuestión.
Hoy se habla mucho de la imagen, especialmente por la actuación de Miley en la entega de los VMA y de la excesiva sexualización de las mujeres en la industria discográfica, tal como Sinéad O’Connor dice: la indutsria hace que las mujeres se desnuden para vender. ¿Qué opinás?

Creo que las personas, precisamente por ser personas, deberían poder hacer lo que quieran. Si ella quiere hacer eso, bien por ella, y no es algo que no hayamos visto antes. El papel tornasol parece haberse encendido a partir de su actuación en los VMA. ¡Me alegro por ella! Logró estar en boca de todos y, con suerte, eso se traducirá en ventas récord. Veremos cuando salga el disco pero por el momento la gente está concentrada en Miley Cyrus. Creo que es inevitable que si de niña calzaste el modelo Disney, en algún momento vas a dejarlo, “En realidad no, yo hago esto, así es como me siento” y te vas para el otro lado. Y si ella quiere hacer eso, ¡estupendo!
Hablemos del primer corte del disco,
Go Gentle
. Dijiste que era sobre tu hija Teddy, porque ahora vos andás “tranqui” (“go gentle”). ¿Esa nueva tranquilidad se debe a tu paternidad?

No, es andá tranquila por tu vida eso de “Go Gentle”. Es una promesa a Teddy. La canción dice ”Todos tus días y noches yo voy a estar allí”, y fue escrita en un momento en que no estaba seguro de poder mantener esa promesa, porque ella llegó al planeta y yo había sido esta egoísta estrella pop por tantos, tantos años que no puede cuidarse a mí misma y, de repente, ahora tengo que cuidar a esta personita que necesita tanto amor y atención y cuidado que me aterraba. Aún me aterra, ¿sabés?
¿Entonces?

Nada: hice esta promesa y me propongo cumplirla, y hasta ahora voy bien. Te digo que me pongo buenas notas como padre. Fue difícil este año durante la gira porque estaba tan cansado. Teddy estuvo en la gira con nosotros, pasó mucho tiempo conmigo en mi camarín y solía venir y sentarse en mis rodillas cuando me maquillaban y peinaban. Pero yo era el tipo de estrella de rock que se iba a dormir a las tres, cuatro, cinco de la mañana porque estaba tan acelerado después de mi presentación que entonces me di cuenta de que habían pasado dos o tres meses de la gira y no habíamos tenido mucho tiempo de calidad. Desde entonces, con el nacimiento de mi hija, logré corregir esto y llegar al equilibrio adecuado, y me parece que es lo que uno hace por el resto de su vida.
Siempre los padres sentimos culpa por alguna cosa, por el hecho de que no pasaste el suficiente tiempo con tus hijos, o porque les gritaste. O porque no los criaste bien.

Sí, yo también lo siento, absolutamente.
Y a veces lo malo es que decís malas palabras delante de ellos. Y te da culpa.

Mi esposa y yo somos tan “cloacas” hablando que seguramente nos va a pasar eso. Lo nuestro será “Sí, nuestra hija va a decir malas palabras”. Con suerte, podremos enseñarle y ella será capaz de entender que no es una palabra que se pueda decir hasta que uno es grande, pero no puedo cambiar en eso. Soy como soy. fuente:clarin.com.ar