ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

lunes, 29 de julio de 2013

El heredero de un gran poeta El hijo de Homero Manzi tenía 80 años. Coautor de “El último organito”, dedicó gran parte de su vida a mantener viva la memoria de su padre.

El tango sufrió este fin de semana una gran pérdida: el sábado a la noche murió el poeta y músico Acho Manzi, hijo de Homero Manzi. Tenía 80 años. Hoy a las 11.30 se realizará una misa en su honor en el Panteón de Sadaic en el cementerio de Chacarita.
Homero Luis Manzione, tal su nombre completo, había nacido el 6 de marzo de 1933 en Boedo, fruto del matrimonio entre el autor de Malena y Casilda Iñíguez Vildósola. Heredó la vocación poética de su padre y ya a los 15 años había escrito junto a él la letra de El último organito. Así lo contaba en una entrevista concedida a la revista La milonga argentina: “Mi composición inicial se tituló Rey del bosque, un fox trot que me lo grabó la Jazz Santa Anita. Le siguió otro fox trot, Ceniza al viento que, como el anterior, también hice en letra y música. Poco después, en 1948, me pasé a las filas del tango y compuse El último organito, que firmé simplemente como Acho, como a todas mis piezas iniciales. Luego de la muerte de mi padre, comencé a usar el Manzi”.
Era muy compinche de su padre. Homero murió cuando su hijo tenía 17 años, y desde entonces Acho dedicó sus esfuerzos a mantener viva la memoria de su padre. En 1954 le compuso un poema que años más tarde, con música de su amigo el Tata Cedrón, se convertiría en un tango, titulado justamente PadreSi ayer tan sólo fuiste, un gigante bueno y triste.../Qué garras despiadadas te arrancaron de mí./ Te fuiste en un instante que mi alma te alcanzaba.../ Y te necesitaba para poder seguir./ Recuerdo el día triste, más triste que ninguno.../ Me llamaste a tu lado para decirme adiós./ Pusiste en mis manos, tu nombre con mi nombre.../ Me hablaste de hombre a hombre, detrás de un lagrimón./Padre que me ha abandonado/ Y que el tiempo ha llevado/Muy lejos de mí.../ Te necesito a mi lado,/ Preciso el consejo/ Que nunca te oí.../ Sé que serías mi amigo,/ Y más dulce testigo/ De lo que viví.../ Sé que preciso tu mano,/ En el largo camino/ Que se abre ante mí.../ Tus manos se hacen largas, tus ojos se hacen sombra.../ Y nunca claudicaste tu forma de vivir./ A veces me sorprende la gente que te nombra.../ Nunca te resignaste por tener que partir./ Tus horas son mis horas, son parte del destino.../ Tu lucha sin banderas me ha dejado un confín,/ De gente que te escucha, de juventud, de amigos/ De un mundo sin olvido, de un mundo para mí...
Esta no fue la única colaboración entre Acho y el Tata Cedrón: Manzi le cedió a Cedrón poemas inéditos de su padre, que el Tata musicalizó y grabó en el disco Frisón Frisón. Y en otro disco, Para que vos y yo, el Cuarteto Cedrón registró poemas del propio Acho, también con música del Tata.
Entre sus múltiples ocupaciones vinculadas a la obra de su padre, Acho escribió Sur, barrio de tango y fue productor de la película Homero Manzi, un poeta en la tormenta (2009), protagonizada por Carlos Portaluppi. “A veces -decía- me pregunto dónde hubiese llegado si hubiera vivido más tiempo. Yo creo que habría sido presidente de este país”. fuente:clarin.com