ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

sábado, 27 de julio de 2013

Con Shakespeare en Buenos Aires El realizador estrena esta semana dos filmes basados en obras del gran autor y que combinan ficción teatral con la vida de las actrices.

El interés por el universo femenino y la estética de la palabra en el cine llevaron a Matías Piñeiro a adaptar al formato cinematográfico dos comedias de William Shakespeare, situando las historias en la Buenos Aires contemporánea. Tanto en Rosalinda (2010) como en Viol a (2012), que se estrenan el 1 de agosto en la Sala Leopoldo Lugones y el 3 en el cine del Malba, Piñeiro experimenta en la frontera entre el cine, el teatro y la literatura.
Rosalinda y Viola son las dos primeras películas de una serie que seguiré filmando, inspiradas en los personajes femeninos de las comedias de Shakespeare. Ambas mezclan la ficción teatral con las vidas de las actrices que la interpretan”, cuenta el director, que este mes estrenó exitosamente sus películas en el Film Society Lincoln Center de Nueva York.
Mientras las protagonistas de sus dos últimos filmes ensayan las obras de teatro Cómo les guste (en Rosalinda) o Noche de Reyes (en Viola), se crea un juego de espejos entre los conflictos que viven las actrices y los escollos que deben sortear los personajes shakespeareanos que interpretan.
“En Rosalinda quise poner los diálogos en primer plano antes que contar una historia. Me interesaba resaltar el texto y mantener un tono de extrañamiento en la película -explica Piñeiro- María Villar interpreta dos personajes. Uno es Luisa, una actriz que no se destaca en nada hasta que se mete en la piel de Rosalinda. Y después a la propia Rosalinda, que es como un torbellino que todo lo atrae. Me parecía interesante contraponer esas dos energías en una sola persona”.
Viola narra el encuentro entre un grupo de actrices que ensayan una obra de Shakespeare y la protagonista, que se gana la vida vendiendo dvds piratas. El filme, que participó en festivales internacionales y recibió el premio a la mejor actriz en el último BAFICI (compartido por María Villar, Agustina Muñoz, Elisa Carricajo y Romina Paula, las cuatro protagonistas), nació como un desprendimiento de la obra de teatro Y cuando no te quiera será de nuevo el caos, escrita y dirigida por Piñeiro en el Centro Cultural Rojas. “Me encantó dirigir para teatro, porque es una experiencia muy intensa, pero muy efímera al mismo tiempo, así que de alguna manera necesité registrar lo que sucedía”, afirma el cineasta, que está preparando el rodaje de la tercer entrega de esta serie: La princesa de Francia.
“Me siento un cineasta de Buenos Aires, porque mi imaginario responde a un grupo de actores con que trabajo siempre y a situaciones que se dan aquí. Si bien resido en Nueva York hace dos años y eso me dio la posibilidad de vincularme con gente muy interesante, siempre regreso a Buenos Aires para filmar”, asegura el director de Todos mienten(2009).
Además, Piñeiro anticipa que luego de la finalización de la filmación de La princesa de Francia, basada en la adaptación de la comedia de Shakespeare Trabajos de amor perdidos, va a desarrollar Isabella. Se trata de un largometraje que imagina una traducción de una obra de William Shakespeare realizada por Domingo Faustino Sarmiento en 1855, a orillas del delta del Tigre. fuente:clarin.com