ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

miércoles, 26 de junio de 2013

La Bestia volvió a rugir La legendaria banda de heavy metal tiene disco nuevo, “13”, y tocará en la Argentina el 6 de octubre, en el Estadio Unico de La Plata. Aquí explican por qué se reunieron y cómo son las giras limpios de alcohol y drogas.

Los fanáticos de los padres del heavy metal, Black Sabbath, celebran por estos días la salida del primer disco de estudio de la banda en contar con la participación del cantante original Ozzy Osbourne. Hacía 35 años que eso no pasaba, desde Never Say Die (1978). Recién terminado el nuevo álbum, titulado 13, Ozzy y el bajista Geezer Butler se encontraron con Clarín en un hotel de Los Angeles para hablar sobre una empresa que peligró desde el comienzo, ya que después de confirmar la reunión se salió del proyecto el baterista original Bill Ward (reemplazado en el álbum por el de Rage Against the Machine) y, peor aún, el guitarrista Tony Iommi hizo público que padecía de cáncer linfático. “No teníamos tiempo que perder, por eso no pudimos esperar a Bill para que se decidiera. Habíamos intentado hace diez años y no se pudo. Era ahora o nunca, todos tenemos 60 y pico, no creo que hubiéramos podido ponernos a grabar un álbum a los 70”, aclara Ozzy.
Fiel a su fama de chico malo y “satánico”, aunque dice estar más que harto de que le sigan preguntando si mordió o no la cabeza de un murciélago en pleno show, un histriónico Osbourne viste pantalón y blusa de mangas largas y cuello alto negro, larga cabellera pintada de un intenso color azabache y los ojos claros delineados de negro furioso. A su lado, el flemático “Geezer” Butler, vestido de traje, parece un vendedor de enciclopedias. Nacido en Birmingham, al bajista le gusta el buen fútbol y aprovecha a elogiar el gran momento de Leo Messi. Y hasta se da tiempo de felicitar a la cronista por el Papa Francisco. “¿El Papa es argentino? ¿Cómo carajo iba a saberlo?”, se asombra Ozzy.
Amigos de toda la vida, los dos fundadores de la banda se han vuelto vegetarianos. Ozzy, que se vanagloria de haber podido dejar de fumar, reconoce un pasado de excesos, pero dice haberse limpiado. “Hoy tengo bajo control las drogas y la bebida, tuve que dejar mis vicios”, asegura. Luego se sabría que hacía apenas una semana había salido de una clínica de rehabilitación. Quizás el estrés de la reunión le jugó una mala pasada. Pero se lo notaba dispuesto a esforzarse para que sus fans disfruten del nuevo álbum en vivo.
¿Qué hizo demorar tanto esta reunión? ¿Es cierto que fue el productor Rick Rubin el que logró unirlos?


Ozzy Osbourne : En el pasado teníamos un par de canciones y salíamos a mostrarlas, esta vez nos tomamos el tiempo de escribir 16 canciones muy buenas. Rick no nos presionó. Lo conozco desde hace mucho y siempre me decía que si volvíamos a juntarnos, él quería ser el productor. Era su sueño grabar con los miembros originales de Black Sabbath.
¿Cómo está Tony (Iommi)?


Geezer Butler : Responde muy bien a sus tratamientos, va a tener que seguir tratándose por los próximos dos años, pero está muy bien.
Osbourne : Vamos a acortar un poco el tour, Tony tiene que ir al médico con regularidad. Pero va a ser bueno, venimos de hacer una gira larguísima y te cansás de eso.
¿Por qué terminó no participando del disco Bill Ward?


Osbourne : No pudimos esperarlo más, básicamente. Todos tenemos la misma edad. Empezamos a trabajar, pero Bill tenía problemas y no teníamos tiempo para perder. Me parece que este intento de reunión era el último que íbamos a hacer.
Butler : Tenía que hacerse, no podíamos tomarnos otros cinco años para grabarlo.
Osbourne : Intentamos hacerlo antes, la gente se entusiasmaba y luego el proyecto se caía. Todos tratamos de ponernos en estado pero Bill, siendo el baterista, teniendo el esfuerzo más físico, no estaba en su mejor momento, desafortunadamente no funcionó. No es que nos peleamos y lo echamos de la banda. Fue un problema ponernos a buscar baterista. Finalmente Rubin llamo a Brad Wilk y todo salió muy bien.
Hablando de roces, se dijo que Tony te había echado de la banda, que ustedes dos se llevaban muy mal. ¿Cómo resolvieron sus conflictos?


Osbourne : Tony y yo nunca nos peleamos. El se enojaba conmigo y yo con él, pero nunca nos fuimos a las manos. En el colegio yo era un muy buen corredor (risas). Las peleas son un mito. La gente siempre nos pregunta si resolvimos nuestros problemas...
Butler : ¿Y los resolvieron? (risas) Osbourne : Los fucking periodistas crearon esa historia entre Tony y yo.
Rubin los invitó a su mansión en Hollywood y les hizo escuchar su primer disco, “Black Sabbath” (1970). ¿Y qué pasó después?


Butler : Hace 40 años que lo hicimos y no lo habíamos oído en años. Nos dimos cuenta de que tenía muchos condimentos del blues y del jazz, como nos decía Rubin...
Osbourne : Es que originalmente empezamos a tocar blues y jazz y luego terminamos tocando música heavy, fue una progresión natural. Al principio no aceptaban nuestra música, se salía de los parámetros normales. Ninguna disquera nos quería.
¿Cómo fue la experiencia de grabar juntos otra vez?


Osbourne : Fue divertido, pero también muy duro.
Butler : No fue la grabación de un típico álbum de heavy metal. Fue tocar juntos, improvisar y grabarnos en vivo, más que usar los trucos del estudio. Ozzy cantaba mientras nosotros tocábamos y eso produjo un sentimiento único. Después, con Rubin elegíamos la mejor toma.
Ahora que son vegetarianos y tratan de no cometer excesos, ¿las giras son más aburridas?
Butler : Venimos tocando juntos desde 1997, ya estamos acostumbrados. No podíamos seguir haciendo otro tipo de vida.
Osbourne : Tuvimos que cambiar de hábitos a la fuerza. Yo bebía, me drogaba y fumaba. Mi voz me empezó a fallar y me di cuenta de que si quería ver a mis nietos tenía que limpiarme, porque no quería morir prematuramente.
¿Qué pueden esperar los argentinos del show que harán en octubre?


Osbourne : Si son fans nuestros espero que no se desilusionen con el disco, porque yo no lo hice y soy un fan de Sabbath. Y estoy cantando en un registro más bajo para poder reproducir en vivo el 99 por ciento de lo grabado. A los argentinos les gusta la música y se les nota. Sólo se trata de subir al escenario y dejarse envolver por la reacción. Va a estar buenísimo.
¿Algún mensaje especial para sus fans?


Osbourne : Sí, que compren el disco (risas).
fuente:clarin.com 

Por Silvia Maestrutti