ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

miércoles, 1 de febrero de 2017

TEATRO Eleonora Cassano baila “Stravaganza sin reglas para el amor” La afamada bailarina se anima a volar desde un arnés en la puesta dirigida por Flavio Mendoza, junto a Nacha Guevara, Felipe Colombo, Gisela Bernal, Mariela “La Chipi” Anchipi y más de 30 artistas en escena, en el porteño teatro Broadway.

El espectáculo cuenta la historia de Virgilio (Felipe Colombo), un bohemio que llega al mítico Salón Roma tras inspiración para lograr escribir la letra de su primer tango y devenir poeta.

Para alcanzar su objetivo se nutrirá de los consejos de La Musa (Nacha Guevara), quien será su guía y El Mudo (Román Rodriguez), un clown, capaz de enseñarle el valor de la amistad.




En tren de aventurar textos sobre el amor ideal, el joven protagonista creará tres personajes: Malena (Cassano) quien representa la lealtad; Floreal (Sebastián Acosta) la ternura y Astor (Leonardo Luizaga), la pasión, un triángulo del que surgirán nuevas formas de amar, para que cada uno diseñe la que mejor le convenga.

Una gran pantalla móvil led, un complejo sistema de rieles para traslados de vuelos, junto a un dispositivo de vuelos dentro del escenario y plataformas hidráulicas, conforman el potente marco para que la compañía pueda realizar más de 300 cambios de vestuarios, con idea, libro y dirección general de Mendoza.

Cassano se prestó a una cálida charla con Télam, a horas de salir a escena por primera vez.

Télam: ¿En qué se diferencia esta versión de la anterior que pudo verse aquí, liderada por Nicolás Vázquez?
Eleonora Cassano: Prácticamente se puede decir que se trata de una obra nueva, aunque se mantienen algunos conceptos, Flavio le encontró una vuelta de rosca maravillosa. Se diferencia tanto de la realizada en Buenos Aires, como de la puesta que hicimos el año anterior en Villa Carlos Paz, junto a Nacha y Fernando Dente, su rol ahora está interpretado por Felipe Colombo, quien está maravilloso. Las escenas bien teatrales compartidas entre los dos son magníficas y antes y después el público encontrará el avasallante ataque visual, característico de las producciones de Flavio, aunque esta vez no hay piletas. Los bailarines de la compañía van a impactar, porque “Stravaganza…” recorre diversos ritmos, con notas de folclore y tango, con momentos que generan un fuerte clima.

T: ¿Trabajará “volando” con arnés, como en las funciones de “Undermaipo” del Teatro Sanitario de Operaciones?
EC: Sí. Habrá momentos acrobáticos impresionantes, no vistos con anterioridad. Desde hace más de 20 años le tengo ganas al arnés, cuando vi junto a Julio (Bocca) una propuesta en una sala internacional, donde habíamos ido a realizar funciones de “El Quijote”. Cuando estuve como invitada en el espectáculo por los 20 años del grupo Teatro Sanitario de Operaciones, disfruté mi participación en medio de una obra con un clima más oscuro: me colgué y cumplí el sueño de cualquier bailarín: saltar, despegar del suelo y volar. Me encantó. De ahí, hable con Flavio sobre mis ganas de hacer algo similar, y creamos coreografías especiales.

T: Le gustan los riesgos…
EC: Me interesa el desafío, emprender cosas arriesgadas, quizás hasta podrían leerse como locuras. Soy autoexigente, en cada nuevo reto aporto mi cuota de obsesión personal. Ayer, en los ensayos, durante una pasada, estuve colgada del arnés 2 horas. La persona que me asiste en el tema, me dijo que precisaba descansar luego de los 20 minutos de práctica, pero bueno, no lo hice. Fui criada en la exigencia que te da la danza clásica, pero también hay características personales. Sigo una línea de trabajo sostenida, los resultados están a la vista.

T: ¿Qué expectativas tiene en relación al estreno?
EC: Muchas, también siento ansiedad, adrenalina y cierta inquietud, aunque uno sabe que luego, ya sobre el escenario, todo andará bien. Volver a la calle Corrientes con una puesta y figuras de semejante envergadura resulta movilizante. Ayer estuve ensayando desde las 10 mañana hasta las 3 de la madrugada, salvo un impasse en el que huí un rato a la casa de mamá a descansar.

T: ¿Hay otros proyectos para el resto del año?
EC: Agradezco tener este físico a los 52 años, no estoy realizando una preparación exclusiva para la puesta, por suerte existe la memoria muscular, no se pierde: si trabajás un poco, vuelve. Desde octubre, estuve dando clases por el país dos veces por semana y durante esos encuentros suelo marcar mucho los movimientos, casi como si yo también los hiciera y me gustaría seguir. Estoy armando algo para el teatro, deseo también seguir con “Stravaganza”, llevarla afuera del país...me da tanto placer, aún no encontré un espacio, capaz de suplir el placer vivido sobre el escenario.
Las funciones se desarrollan: jueves, viernes y sábados, a las 21.30; domingos, a las 21, en Corrientes 1155.
fuente: telam.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario