ESTAS ESCUCHANDO REYNAZUL...TU RADIO AMIGA.

jueves, 6 de agosto de 2015

"Attaque 77": “Ese disco nos salvó la vida” Entrevista.Tocan el sábado para celebrar los 25 años de “El cielo puede esperar”, disco que contenía “Hacelo por mí” y los convirtió en la banda más popular del punk rock.

Era 1990 en Buenos Aires y, como otro coletazo de la hiperinflación, escaseaba el vinilo para fabricar discos. En tanto, el desconcierto social y los descalabros económicos no mermaron la producción rockera nacional de aquel año: Soda Stereo se reinventó y expandió para siempre con Canción animal, Charly entró a la década con Filosofía barata y zapatos de goma, mientras que Fito volvía de su autoexilio español por el éxito de su Tercer mundo.
El metal evolucionó tanto en popularidad (Rata Blanca con los hits grandilocuentes Mujer amante y La leyenda del hada y el mago) como en estilo (Hermética editó el EP de versiones Intérpretes, Horcas debutó con Reinará la tempestad). Ratones Paranoicos construía épica rockera con Juana de Arco, Los Fabulosos Cadillacs afinaban pulso latino con Demasiada presión (y despedían de su formación al Tirri dedicándole Tanto como un dios) y Pericos bajaba el perfil con el experimental Rab a Dab Stail
Entre el ruido, Attaque 77 se reformulaba y, sin red, preparaba su primer gran golpe: Federico Pertusi abandonó al grupo mientras su hermano Ciro ocupaba su rol vocal, cediéndole su bajo al ingresado Chino Vera; Mariano Martínez y Leo de Cecco completaban la formación que grabó El cielo puede esperar, segundo álbum.
“Fue el disco más importante de la vida de mucha gente, pero nosotros no lo veíamos tan así. En ese momento no sabíamos si íbamos a grabar un siguiente disco”, dice hoy Martínez, con el vinilo en auge fetichista, entre reediciones y redención, y la industria musical amigada con la tecnología, vía streaming.
El álbum, que cumple 25 años de edición a celebrarse este sábado 8 en el Microestadio Malvinas Argentinas (La Paternal), fue un éxito impulsado por la altísima rotación de Hacelo por mí: letra de desazón amorosa montada en un pegadizo medio tiempo, una gema pop (que también fue cortina y leit motiv del programa televisivo de Mario Pergolini) entre 33 minutos de furia punk ramonera que incluye la esperanza carcelera de Espadas y serpientes, el espíritu libre de Donde las águilas se atreven(ver recuadro) y clásicos para los fans, como el tema homónimo, Más de un millón o Vuelve a casa. Se vendieron más de 400.000 copias.
De Cecco: Estábamos en Radio Trípoli, un sello independiente que editaba a bandas como los Decadentes, Hermética. Ellos le daban bola al rock nacional, más allá de los vaivenes. 
Martínez: Y gracias a que se dispararon las ventas de El cielo… y el primero de los Decadentes (El milagro argentino, 1989), se generó un ingreso económico que les permitió seguir produciendo más rock nacional.
Se sabe que semejante éxito no fue fácil de llevar para el grupo, cuyos integrantes tenían edad sub 20 y se sintieron rodeados por “los monstruos del rock, capos del negocio, viejos merqueados que nos decían qué hacer, un Hacelo por mí 2. Y nosotros, pibes callejeros, revirados, nos sentimos muy manoseados, no sabíamos cómo salir. ¿Viste el capítulo de Los Simpsons, en el que a Bart le piden que repita su gracia, ‘el niño Yo no Fui’? Era exactamente eso: nosotros queríamos mostrar un montón de otras cosas y nos pedían el mismo tema. Por eso en un momento lo dejamos de tocar y los años que vinieron después fueron más oscuros, nos endurecimos un montón y nos alejamos de nuestra búsqueda natural”, recuerda Mariano, que en lo que duró el encuentro no se despegó de su guitarra Gibson de cuerpo cereza, sacándole melodías desenchufadas.
El torbellino los llevó a recorrer el país, pero a mover fichas en la formación, otra vez. Salía Chino Vera, entraba Luciano Scaglione, que era algo más que un fan del grupo, frecuentaba la sala de ensayo y los iba a ver, hasta que se fue a vivir a los Estados Unidos: “Me fui cuando presentaron este disco, en el Teatro Pueyrredón de Flores, y cuando volví dos años después para entrar a la banda, estaban tocando para tres mil personas, era una locura”, dice, mientras contrasta el furor con la realidad “que no era hermosa ni divina, además de que todos veníamos de infancias complicadas, sin contención, trabajando, cada uno con sus pequeñas luchas. Y aunque teníamos esa presión, Attaque fue un bálsamo dentro de una época jodida”.
Completa Mariano, cantante del grupo desde la partida de Ciro, en 2009: “En definitiva, a nosotros también nos salvó la vida, nos sacó de la calle, nos dio todo”.
¿Por dónde pasan hoy las tensiones con la industria a la hora de mostrarles un disco?
Martínez: “Las letras están muy adultas”. Eso llegamos a escuchar. “El problema del disco es que no hay canciones de reviente”. Si yo hoy tuviera que cantar sobre eso, mentiría, porque no me drogo. No consumir me parece más rebelde que hacerlo, porque no sos dócil ni moldeable, y estando lúcido, usando la cabeza, decidís qué dirección tomar.
Aunque en todos estos años tocaron muchas veces sus canciones, ¿volvieron a escuchar el disco?
Scaglione: Sí, y me da mucha ternura, me recuerda a gente de ese momento, historias, novias, viajes... Para el show vamos a volver a las versiones originales del disco, que en este tiempo se fueron deformando con una intro, un coro, el tempo.
Martínez: Aparte del disco completo, mostraremos cosas que pasaban en la sala de ensayo y nunca fueron grabadas, incluso covers. Será una especie de show temático de la época.
Les hicieron muchas entrevistas para promocionar este show, ¿qué le preguntaron más veces?
Martínez: Si lo invitamos a cantar a Ciro Pertusi. Y queremos decir que sí, que viene Ciro... Ciro de Los Persas (risas).
"No le creemos a ningún político"
El 1° de marzo, la presidenta Cristina Fernández inauguró por última vez las sesiones de la Asamblea Legislativa y, tras finalizar su acto (emitido en cadena nacional y seguido por miles de militantes en las puertas del Congreso), sonó Donde las águilas se atreven.
Como cantante y compositor del tema, Ciro Pertusi (hoy líder de Jauría) manifestó su descontento argumentando que la canción “fue atesorada durante más de 26 años (sic) en el corazón de miles de seguidores preservándola de todo tipo de proselitismo”, aclarando además que no se siente identificado ni representado por el oficialismo. Dicen sus ex compañeros: “Imaginamos que para él debe haber sido chocante escucharse cantando mientras saludaba Cristina, y nos parece bien que se haya pronunciado en contra. Nos resultó pintoresco por la importancia del evento: una de las cosas más importantes en nuestra sociedad, nos guste o no, es la Presidenta hablando con su pueblo. Y que ahí haya sonado un tema de Attaque quiere decir que nuestra música está muy metida en la cuestión social y cultural del país. Nos parece bien que se ejecuten presupuestos de Cultura para organizar shows que son gratuitos para el público, pero no nos gustan los políticos de ningún partido, no les creemos ni apoyamos a nadie: nosotros estamos con las Madres de Plaza de Mayo, con H.I.J.O.S. con los trabajadores de Zanon, los del Bauen... Por otra parte, respetamos la militancia de todos, más allá del partido y de la cara visible de cada proyecto. Hay mucha gente trabajando para el otro y generando espacios de solidaridad”. fuente: clarin.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario